La cobra real

La cobra real (Ophiophagus hannah), habita en muchos países de Asia, como Birmania, Camboya, Malasia o Tailandia entre otros, y se caracteriza por ser la serpiente venenosa más grande del mundo, pues alcanzan un tamaño medio de unos tres metros y medio, aunque se han visto ejemplares que superan los cinco metros.

Otra de sus características es que se alimenta de otras serpientes, a las que inyecta su veneno neurotóxico, lo que hace sus víctimas mueran en pocos minutos, algo que también ocurre con los humanos si la mordedura no es vista enseguida por un médico.

cobra real

Se da la paradoja de que el veneno de la cobra real no es ni mucho menos el más tóxico del mundo, pero su tamaño hace que cuando muerde a una persona inyecte una cantidad de veneno enorme.

Así, se habla de que puede inyectar hasta siete mililitros de veneno en una sola mordedura, lo que es una cantidad enorme, pues es como si te pinchasen una jeringuilla (de las que se usan en los hospitales) repletas de veneno de la cobra real.

En cuanto al veneno, ya hemos dicho que es neurotóxico, lo que significa que ataca a nuestro sistema nervioso central, lo que produce el fallo del sistema cardiovascular y finalmente la muerte por la imposibilidad de respirar, aunque sus víctimas tienen “la suerte” de que antes de morir asfixiadas caen en coma.

Su mordedura se tiene que tratar muy pronto, ya que de no hacerse se tiene un 50% de posibilidades de morir en algo más de media hora, aunque la muerte puede tardar más en presentarse dependiendo de cuánto veneno inyecte y del tamaño de la serpiente.

En Tailandia los campesinos han descubierto un remedio mezclando cúrcuma, una planta local, y alcohol La mezcla se ingiere y se ha comprobado que la persona que lo hace resiste el veneno de la cobra real y todos los venenos neurotóxicos.

Para finalizar, la cobra real tiene una última peculiaridad que tiene la culpa de muchos ataques a personas. Es la única serpiente que pone huevos en un nido, el cual defiende de una forma muy agresiva. En esos días no duda en morder a todo el que se acerque, lo que hace que muchos humanos sean atacados al acercarse a sus nidos sin saberlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *