Víbora de la muerte

Bajo el nombre víbora de la muerte (Acanthophis antarcticus) se conoce a varios tipos de serpientes, que pertenecen al mismo género y que viven en Australia y Nueva Guinea, además de en las islas cercanas.

La víbora de la muerte es una de las serpientes más venenosas del mundo, y eso a pesar de su apariencia casi inocente. Cuando uno ve una serpiente venenosa espera que sea de gran tamaño, pero en el caso de la víbora de la muerte esto no es así, lo que engaña a aquel que la ve.

vibora de la muerte

Su tamaño no sobrepasa el metro de longitud, siendo normal encontrarse víboras de la muerte de unos cincuenta centímetros, lo que le da el aspecto de “serpiente de juguete”. Su aspecto engaña, pues la víbora de la muerte está entre las serpientes más venenosas que podemos encontrarnos.

Cómo ataca la víbora de la muerte

Con la víbora de la muerte hay que tener mucho cuidado, ya que a diferencia de otras serpientes no ataca a sus presas, sino que se queda esperándolas. Podemos ver a la serpiente en una posición de letargo y pensar que no nos atacará, pero es capaz de hacerlo y volver a su posición de reposo en lo que una persona tarda en parpadear.

El veneno de la víbora de la muerte

Cuando una víbora de la muerte muerde, lo que hace es inyectar por vía subcutánea (como cuando te ponen una inyección) una cantidad de veneno neurotóxico que varía entre los 40 y los 100 mg). Si la víbora de la muerte muerde a un humano, y este no es tratado de manera inmediata lo normal es que la persona muera.

De hecho, su mordedura está en el top 10 de las más peligrosas para las personas, que mueren por parada respiratoria en unas seis horas, ya que el veneno provoca parálisis. Los músculos del pecho dejan de funcionar y por lo tanto la víctima no puede respirar.

Por suerte, ahora hay un antídoto que hace que los fallecimientos por la mordedura de la víbora de la muerte sean raros, siempre que se lleve a la víctima al médico para que le administren este suero.

One thought on “Víbora de la muerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *