Serpientes venenosas de España

Aunque la mayoría de las personas piensan que en España no hay serpientes venenosas sí las hay. En concreto hay dos familias de serpientes venenosas, aunque sólo una se puede considerar realmente peligrosa.

Podemos empezar a hablar de la serpiente menos venenosa, que es la culebra bastarda. Su veneno es casi insignificante, lo que significa que en muchas ocasiones no se la tiene en cuenta al hablar de animales venenosos. Su veneno tiene una toxicidad muy baja, y además esta serpiente tiene los colmillos muy retrasados, lo que dificulta mucho que lo inyecte. De todas maneras, y aunque no suponga un peligro para la vida de quien recibe el ataque, lo mejor es ir al médico.

Todo lo dicho cambia cuando hablamos de la otra familia de serpientes venenosas que habita en España: las víboras. Aquí ya hablamos de una mordedura con consecuencias serias, las cuales pueden terminar con la muerte de la persona que es atacada.

En España hay tres especies de víboras que tenemos que temer: la víbora hocicuda, la víbora áspid y la víbora cantábrica. Cada una se distribuye por una zona de la Península, por lo que es útil conocer por qué zonas se mueven, de manera que si tenemos la mala suerte de que una nos muerda, poder identificar la especie de forma inmediata.

La primera, la víbora hocicuda (Vipera latasti), se mueve por toda España, menos la zona cantábrica y los Pirineos, en donde la humedad y el frío hacen que elijan otras zonas más propicias para ella. Es la menos venenosa, pero se da la paradoja de que es la que más ataca a los humanos. Además, la menor toxicidad del veneno la compensa inyectando mucha cantidad.

vibora-hocicuda

La segunda, la víbora áspid (Vipera aspis), vive casi en exclusiva en toda la zona de los Pirineos. Es la más grande en cuanto a tamaño, lo que te puede servir para identificarla y la que tiene el veneno más peligroso de las tres.

ViperaAspis

La última es la víbora cantábrica (Vipera seoanei), cuyo nombre nos indica dónde podemos encontrarla. Es la segunda en cuanto a peligrosidad, pero hay que tener mucho cuidado con ella ya que se puede encontrar en caminos tomando el sol, sitios en los que nos puede atacar si la molestamos.

vibora cantabrica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *